Aceite de oliva a medida.

Después de cuatro años, la almazara Colinas de Garzón vuelve a recibir visitantes y se suma a las experiencias que ya ofrece su bodega hermana en el pueblo.


Rodeada de olivares centenarios trasplantados desde La Toscana y con el paisaje de miles de olivos productivos, esta casa construida en piedra e inaugurada en 2011 hoy ofrece visitas guiadas y eventos privados.

Los visitantes bajo reserva previa comienzan el recorrido en un microcine donde se explica la historia del producto hasta llegar a las plantaciones nacionales. Según contó a Galería el maestro de la almazara, Víctor Rodríguez, Colinas de Garzón fue de los pioneros en la nueva olivicultura local, comenzó a elaborar aceite de oliva en 2007 y no ha parado de crecer desde entonces, ni en capacidad ni en reconocimientos.

Del microcine se pasa a un túnel que va descubriendo los distintos procesos de elaboración, desde la recepción de la aceituna, su triturado, amasado y obtención del aceite, hasta su estacionado en tanques de acero inoxidable. Como la cosecha se produce entre abril y julio, se apoyan en material visual que ayuda a recrear los procesos.

Con tecnología de última generación, en esta almazara la aceituna se cosecha en cajones de 200 kilos, se procesa en menos de seis horas de arrancada del árbol y se elabora cada variedad por separado, con trazabilidad total en cada etapa y certificación libre de gluten.

Al finalizar la visita, se cata cada variedad de aceite por separado: arbequina (más suave), coratina (más picante), picual y frantoio, para terminar creando un corte propio para llevar a casa.

Hasta el jueves 30 las visitas son sábado y domingo, a partir de enero de jueves a domingo. El costo es de 1.200 pesos por adulto, niños entre 3 y 10 años 600 pesos.


Ruta 9, km 175. Teléfono: 4224 4040.



Fuente: Galería

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo